El Fin de Semana

1 comentario Luis Kano Por Luis Kano El 21 de septiembre de 2012

 

Los fines de semana se me pasan rápidisimo, ¿a ustedes no?

 

fin de semana

Ratiado vilmente de aquí.

La caída…

2 comentarios Luis Kano Por Luis Kano El 19 de septiembre de 2012

 

Imagen de previsualización de YouTube

Hasta lloré por tanto reirme, lo sé, soy una mala persona.

 

Saludos, Luis Kano.

 

Habría aproximadamente 10 empresas que se dedican a rastrear y registrar las descargas efectuadas con herramientas como BitTorrent. Según un estudio de la Universidad de Birmingham, es posible registrar fácilmente las descargas de los usuarios y sus IPs . El control no se hace por volumen de descargas sino por archivos concretos.

bittorent

Un estudio de la Universidad de Birmingham ha demostrado que los servicios para compartir archivos online como BitTorrent están altamente monitorizados. Los investigadores han descubierto que es cuestión de horas que se registren las descargas de los usuarios y sus IPs por parte de distintas compañías, algunas de las cuales ponen trabas para su identificación.

Los sistemas para compartir archivos tipo BitTorrent llevan varios años en el ojo del huracán por su supuesta vinculación con la vulneración de derechos de autor. Organizaciones de protección de derechos acusan a estos servicios de incentivar y facilitar la piratería, mientras que los responsables de las herramientas niegan tales acusaciones.

La Universidad de Birmingham ha realizado un completo estudio en el que han descubierto que este tipo de herramientas están muy vigiladas en la Red. Al parecer, habría aproximadamente 10 empresas que se dedican a rastrear y registrar las descargas efectuadas con estas herramientas.

El nivel de seguimiento es muy elevado, según han explicado los investigadores a la BBC. En concreto, hayun top de archivos que se rastrean para de manera casi instantánea y para registrar sus descargas. Además, la investigación ha permitido comprobar que los sistemas de seguimiento identifican y registran a usuarios no por el volumen de descarga sino por los archivos concretos.

La investigación ha tratado de identificar a los autores de ese control sobre las herramientas para compartir archivos. Una parte han sido identificadas como organizaciones o empresas vinculadas a entidades de gestión de derechos, que buscan la monitorización como herramienta para emprender acciones legales.

Sin embargo, ha habido dificultades para identificar a otro grupo de empresas que se dedican a esta monitorización. Los expertos consideran que este segundo grupo se trata de compañías que almacenan la información como negocio, posiblemente para el análisis de tendencias, o incluso para su venta a terceros.

Fuente: 20minutos.es

La vida en Kazantip

1 comentario Luis Kano Por Luis Kano El 15 de septiembre de 2012

 

 

La vida en Kazantip

 

Kazantip from Alexander Tikhomirov on Vimeo.

 

Saludos, Luis Kano

Chiste Chiste

1 comentario Luis Kano Por Luis Kano El 14 de septiembre de 2012

 

chistes logo

Cowboy: “Deme tres paquetes de condones, por favor”

Cajero: “¿Necesita una bolsa señor?”

Cowboy: “Nah…. No es tan fea.”

 

 

Una madre le dice a su hija:

Me ha dicho la vecina que te estás acostando con tu novio. ¿Es verdad?

- ¡Ay, mami! La gente es muy chismosa; uno se acuesta con cualquiera y ya dicen que es el novio.

 

 

Eran dos pescadores, hermanos gemelos, uno soltero y el otro casado.

El soltero tenía una lancha de pesca, ya vieja, que era la herramienta con la que lograba su sustento.

Un día, muere la esposa de su hermano y, como las desgracias no vienen solas, la lancha del hermano soltero se va al fondo del mar.

Una viejecita del pueblo va a darle el pésame al viudo, pero confunde a los gemelos y se dirige al que ha perdido la lancha.

- Recién me entere. ¡Qué pérdida enorme! Debe ser terrible para ti.

- Sí, estoy destrozado, pero es preciso enfrentar la realidad. Debo reconocer que estaba ya vieja. La rajadura de adelante estaba tan grande que ya no había con que llenarla y el agujero de atrás se agrandaba más cada vez que la usaba. Además estaba deformada al medio y no se le podía quitar el olor a pescado. La parte de atrás estaba bastante caída y las curvas de adelante casi habían desaparecido.
Pero yo me siento culpable porque se la prestaba a cuatro amigos para que se divirtieran; les pedí que la usaran con cuidado, pero se montaron los cuatro a la vez y ella no aguanto……

A estas alturas del relato, la anciana no superó el infarto. La enterraron al día siguiente.